Tuve la oportunidad de planear este año dos bodas igualitarias, y aunque la celebración tiene la misma finalidad que una boda tradicional, la boda igualitaria se vive de manera mucho más intensa, y debo aceptarlo me emocionan muchísimo, y sí , yo soy de las que cada vez que el papá de la novia la entrega frente al altar a su futuro marido derrama una lagrima o voltea para otro lado para disimular los ojos llorosos, en teoría el acontecimiento es el mismo, dos personas que se aman y que deciden compartir el resto de su vida juntos, prometiéndose el uno al otro, ser mejores cada día, amarse y respetarse para toda la vida.

            Cuando me contactaron mis primeras clientes para una boda igualitaria, me escribieron y pude sentir su emoción, pero también su miedo, y es que aunque en lo personal, no me causa ningún tipo de miedo, tabú o inseguridad el tema de la homosexualidad, muchos hoy en día aún creen que Puebla, por ser una ciudad conservadora, no está preparada para este tipo de eventos.

           Yo trato de ponerme en los zapatos de las miles de parejas homosexuales, y no puedo dejar de sentir su frustración, ¿qué no cuando estamos enamorados lo que queremos es gritarlo a los 4 vientos y festejar que por fin uniremos nuestras vidas al amor de nuestra vida?, nosotros los heterosexuales, es lo que comúnmente hacemos, ellos por “respeto” o por miedo, se limitan a hacerlo, y yo en lo personal, los admiro mucho, y es por eso que me llena de felicidad cada que un cliente decide unir su vida junto al amor de su vida y celebrarlo como se merece, soy la más entusiasmada para ayudarlos y apoyarlos en el proceso, finalmente los wedding planners terminamos siendo embajadores de la consolidación de ese amor que se tienen.

Fotos propiedad de Paula Abreu / Fotografía de

Fotos propiedad de Paula Abreu / Fotografía de GRUPO PERSUADE

 

            En la primera boda, igualitaria, sentí los mismos nervios que sentí en mi primer boda tradicional, no quería equivocarme en nada y quería que todo el tiempo la pareja se sintiera cómoda, era un reto nuevo, que quería superar y con creces.

 

Como wedding planner al planear una boda igualitaria, te encuentras con nuevos retos:

  • tratar de cambiarle el “chip” a los asistentes,
  • encontrar ese punto de equilibrio, entre lograr la boda que mis clientes siempre habían soñado y lograr que la gente no se sintiera en una boda tradicional
  • que se sintieran parte de una gran historia de amor como era la historia de estas novias, sin que nadie se sintiera incómodo.

 

            Por otro lado, ahora más que nunca sentí que me veían como LA EXPERTA, a pesar de que ellas sabían que su boda sería mi primer boda igualitaria, me preguntaban ¿qué se tiene que hacer y cómo?; necesitaba aplicar todos mis conocimientos y compartirlos con ellas, porque literal, no sabían nada sobre el tema, los clientes de bodas igualitarias, tienen esa desventaja, es muy raro que una pareja igualitaria ya haya vivido una boda igualitaria previamente, así que llegan con un conocimiento nulo en el tema, así que te vuelves, la guía, consejera y coach personal durante todo el proceso.

 

            Durante el proceso de planeación, como en cualquier otra boda es de suma importancia explicar detalle a detalle cada actividad del programa, y el porqué se hace en ese orden, así mismo tú eres el responsable de ofrecerle una lista de actividades que pueden volver memorable el evento y que logren “cambiarle el chip al asistente heterosexual y que puede llegar a sentirse “incómodo”.

 

            El tema familiar se vuelve un tema más delicado, la mayoría de las veces no cuentan con ningún apoyo por parte de la familia es por eso que como organizador es necesario “apapachar” más a la pareja, en mi experiencia la ayuda en la boda igualitaria va mucho más allá de la organización de la boda, la ayuda se vuelve mucho más emocional.

            Al final el resultado fue magnifico, hicimos una boda completamente diferente a otras, la cereza en el pastel la pusieron las novias que decidieron sorprender a los invitados con un performance que dejó a todos los invitados con cara de ¡WOW! al abrir la pista, y para mi fue una experiencia excepcional, aprendí que no importa el sexo, la edad, o las tradiciones, cuando amas a alguien de verdad estas dispuesto a arriesgarlo todo y a hacer todo por vivir el resto de tu vida a lado de esa persona, y es tanta la felicidad que debe ser celebrado.

paula abreu-love wins-boda igualitaria2

Fotos propiedad de Paula Abreu / Fotografía de GRUPO PERSUADE

Aprendí que la vida sería completamente diferente si nos guiáramos únicamente por el amor y dejáramos a un lado los prejuicios, en lo personal será un boda inolvidable, no solo por ser mi primer boda igualitaria, sino que además, fue la primer boda que participó en el programa de ayuda social creado por Paula Abreu Weddings & Events denominado “Bodas con Causa”, gracias a la boda de F & R, pudimos ayudar a un albergue para perritos rescatados y pagarles su tratamiento de rehabilitación, para así darles una oportunidad y ser adoptados.

 

           Recibí mucho más de lo que esperaba organizando esta boda, tanto que hoy puedo decir que no fueron sólo mis clientes sino que siento que tuve la oportunidad de organizarles su boda a dos grandes amigas que tuvieron el valor de enfrentarse a la sociedad y decir: ¡estas somos nosotros y nos amamos! …una vez más: LOVE WINS!

 about_the_author-PAULA_ABREU